TDAH: todo lo que debes saber por Carina Castro Fumero

Desde hace 2 años mi hijo fue diagnosticado con este transtorno lo que me llevó a leer e investigar más sobre su condición, para poder entender, adaptar lo necesario en casa y poder ayudarlo. Es así cómo llegué a conocer a Carina Castro Fumero, Carina es Neuropsicóloga Pediátrica, madre de 3 niños y autora de 3 libros sobre neurociencia y crianza. Lleva más de 20 años trabajando en el área de la salud mental.

Neurodesarrollo Carina Castro

En ese interés, nos reunimos hace un tiempo para conocernos y conversar sobre la Atención y Concentración en los niños en un LIVE en nuestra cuenta de Facebook, conversamos por más de una hora y hoy trataré de resumir los apartes más importantes en esta publicación.

Diferencia entre Atención y Concentración.
Lo primero que nos comenta Carina es que la atención y la concentración son funciones cerebrales distintas. La atención se encuentra en las zonas posteriores del cerebro y nos ayuda a sobrevivir al estar alerta ante situaciones amenazantes. Por otro lado, la concentración se ubica en las zonas prefrontales y requiere una actitud consciente de enfocarse en una tarea. Es importante destacar que el “déficit de atención” es en realidad un “déficit de concentración”, ya que la atención es una función que todos poseemos.

¿Qué es el TDAH?
El déficit de atención es un trastorno del neurodesarrollo que se caracteriza por un retraso en la maduración del cerebro y la adquisición de ciertas funciones. Aunque hay estudios que indican que hay un componente genético, aún no se conoce específicamente la causa exacta del trastorno. El diagnóstico del déficit de atención es clínico, basado en ciertas características que debe cumplir el niño.

¿Qué causa el TDAH?
Nos cuenta Carina que aunque no existe una causa única para este trastorno, diversos estudios han demostrado que la genética y la epigenética son factores determinantes.

Mientras que la genética puede influir en la predisposición al trastorno, la epigenética incluye todos aquellos estímulos y hábitos que el niño adquiere desde su nacimiento y que pueden afectar su desarrollo cerebral completo. En este sentido, la escuela, la alimentación, el sueño, la actividad física y el tipo de docente y acompañamiento que recibe el niño son elementos clave en el desarrollo del cerebro en la niñez y pueden influir en la expresión del trastorno del déficit de atención.

Por tanto, es importante considerar todos estos aspectos para un diagnóstico y tratamiento adecuado del trastorno en los niños.

¿A qué edad se diagnostica TDAH?

El diagnóstico del déficit de atención es clínico, basado en ciertas características que debe cumplir el niño.
Hablar de un déficit de atención en niños menores de 7 años es irracional, ya que hay muchas variables involucradas y no se puede establecer un tiempo determinado de atención. Es normal que los niños pequeños se muevan mucho, ya que aprenden a través del movimiento.

Los padres deben estar atentos a las señales de alarma, como berrinches intensos, inflexibilidad en sus conductas y dificultad para estar en actividades, que pueden indicar disfuncionalidades en su día a día.

¿Qué podemos hacer en casa?

Los padres y cuidadores pueden ayudar a mejorar la atención de los niños a través de actividades y juegos adecuados a su edad. Es importante asegurarse de que el niño esté comiendo bien, durmiendo lo suficiente, siendo activo físicamente y limitando el uso de pantallas.

Comprender lo que le gusta al niño es importante para motivarlos a participar en la actividad física y que comprenda su importancia para su salud general.

Es importante destacar que los niños con TDAH tienen un retraso en el desarrollo de habilidades de atención y filtrado de estímulos de tres años y que su cerebro tarda más tiempo en desarrollarse, hasta los 25-30 años. Por lo tanto, es esencial que los adultos se conviertan en el prefrontal, ya que la medicación no es suficiente.

Además, existe una conexión directa entre lo que comemos y cómo pensamos. Por lo tanto, es importante que los padres y cuidadores de niños con TDAH les brinden un ambiente saludable y activo para ayudarles a controlar su trastorno.

Para lograr esto, se requieren tres cosas fundamentales:

  • Tiempo para que el cerebro madure.
  • Comunicación con un terapeuta para trabajar en funciones específicas.
  • Brindar herramientas y ayudas visuales para suplir las carencias que pueda tener el niño.

Con estas herramientas y el tiempo adecuado, el niño podrá aprender a ser autónomo y a adoptar hábitos por sí mismo.

 

¿Medicación o no?
El debate sobre si se debe tratar el trastorno de déficit de atención con medicamentos o no, es complejo. No obstante, según Carina, el error común es abordar el problema simplemente con medicamentos, en lugar de buscar tratamientos complementarios que enseñen habilidades y herramientas para afrontar situaciones cotidianas.

Los niños que padecen este trastorno requieren de terapia para aprender a concentrarse, planificar, organizar y controlar sus emociones e impulsos. La medicación puede ser útil para mantener la química necesaria en el cerebro, pero no puede enseñar las habilidades y herramientas necesarias para enfrentar situaciones reales de la vida. Por lo tanto, la terapia es fundamental para el éxito a largo plazo en el tratamiento del trastorno de déficit de atención.

Antes de recomendar cualquier medicación, es necesaria una evaluación exhaustiva del niño. Es importante tener en cuenta que solo los psiquiatras, neuropediatras o personas autorizadas están autorizados para dar medicamentos a los niños.

Sobre el sistema educativo
La educación es fundamental para el desarrollo de los niños, sin embargo, muchas familias no pueden pagar escuelas con metodologías específicas. En la mayoría de los casos, los niños asisten a escuelas públicas o a las que sus padres pueden pagar.

Para asegurar una educación de calidad, es importante que la escuela tenga docentes empáticos que se preocupen por la situación de cada niño. La escuela también debe hacer adecuaciones curriculares acorde a las necesidades individuales del niño y tener conocimiento sobre sus necesidades, incluso si necesita medicación.

La comunicación entre la escuela y los padres es esencial para informar sobre los cambios que deben hacerse. La escuela debe ser flexible y empática, y el docente debe ser un compañero para el niño, encontrando un equilibrio entre exigir al niño y comprender sus limitaciones.

Es importante modernizar el sistema educativo a nivel general en América, incluyendo la neurociencia en las aulas para entender cómo aprenden los niños y cuál es la mejor manera de enseñarles. La mayoría de los niños aprenden mejor a través del movimiento y la exposición a la naturaleza, por lo que es esencial incluir la participación, colaboración y ayuda mutua en el aprendizaje.
Las escuelas deben tener conocimiento del desarrollo del cerebro y entender las necesidades individuales de cada niño, ofreciendo atención individualizada para una educación de calidad, ya que todos los niños son diferentes y aprenden de manera diferente.

Pantallas, videojuegos y redes sociales.

Es fundamental que se controle el tiempo que los niños pasan frente a las pantallas y el tipo de contenido al que tienen acceso. El exceso de videojuegos puede afectar la atención y el desarrollo del cerebro. Las redes sociales y los videojuegos pueden influir en la autoestima de los niños, quienes se comparan con otros y se sienten influenciados por la cantidad de seguidores y likes que tienen en las redes sociales.

Además, la dopamina, un neurotransmisor que se produce al obtener una recompensa, se activa cuando se obtienen likes y comentarios en las redes sociales.

Es esencial conocer las características del niño para estimularlo con el contenido adecuado, teniendo en cuenta su edad y las opciones disponibles. Es importante buscar información suficiente antes de tomar una decisión sobre el contenido al que los niños acceden.

Alimentación y TDAH
La alimentación es crucial para el correcto funcionamiento del cerebro y la salud mental en general. Por lo tanto, se recomienda priorizar una alimentación saludable como fuente de nutrientes esenciales para el organismo en lugar de suplementos.

Es importante educar el paladar para encontrar fuentes de omega 3 en la alimentación diaria, como el salmón. Además, se ha discutido sobre la relación entre la inflamación de la microbiota intestinal y el déficit de atención, y se ha propuesto la hipótesis higiénica como posible causa de la inflamación debido a la falta de exposición a microorganismos.

Es fundamental tener en cuenta que la mala alimentación, el exceso de ultraprocesados, la contaminación ambiental y la falta de juego al aire libre afectan negativamente tanto al intestino como a la microbiota intestinal, lo que puede afectar a la salud en general.

Durante más de una hora conversamos sobre el tema, fue fascinante y muy educativo para mi como mamá de un niño diagnosticado, espero que pueda servir de mucha ayuda para ti también.

Cuéntame cómo te pareció este artículo, déjame tu valoración y un comentario. Y si quieres que te avise cuando publique el próximo artículo déjame tu correo acá abajo.

Recibir notificación

Con cariño,

Vane

2 comentarios en “TDAH: todo lo que debes saber por Carina Castro Fumero”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *